Download 20.000 Leguas de Viaje Submarino by Julio Verne, Edouard Riou PDF

By Julio Verne, Edouard Riou

Scientist Pierre Aronnax and his trusty servant set sail to seek a sea monster. With support from the worlds maximum harpooner, the boys realize that the creature can be a high-tech submarine with a mysterious chief, Captain Nemo.

Show description

Read Online or Download 20.000 Leguas de Viaje Submarino PDF

Similar literatura y ficcion books

Los Amores Dificiles Spanish

Las historias de Los amores dificiles, de Italo Calvino (1923-1985), versan sobre los angeles dificultad de comunicacion entre personas que, por alguna inesperada circunstancia, podrian comenzar una relacion amorosa. En realidad, son historias sobre como una pareja no alcanza nunca a establecer ese minimo vinculo afectivo inicial, aunque todo parezca favorecerlo.

Blade Runner: Suenan los Androides con Ovejas Electricas? (Pocket Edhasa; 8)

A principios del siglo XXI, los angeles poderosa Tyrell company desarroll? un nuevo tipo de robotic llamado Nexus, un ser virtualmente identification? ntico al hombre y conocido como Replicante. Los Replicantes Nexus-6 eran superiores en fuerza y agilidad, y al menos iguales en inteligencia, a los ingenieros de gen? tica que los crearon.

Tierra Firme

Nada podia hacer sospechar a Catalina Solis cuando embarco en l. a. flota espanola de Los Galeones con destino al Caribe, que al otro lado del oceano encontraria un Nuevo Mundo plagado de peligros y desafios. Para salvar su vida, los angeles joven tendra que adoptar los angeles personalidad de su hermano Martin Nevares, muerto durante un abordaje de los piratas ingleses a su galera.

Additional info for 20.000 Leguas de Viaje Submarino

Example text

Qué hacer, entonces? -Forzar la marcha, si se puede, señor. Por mi parte, con el permiso de usted, se entiende, me instalaré en el barbiquejo del bauprés y si llegamos a ponernos a tiro de arpón, arponeo. -Vaya, Ned, respondió el comandante Farragut. ¡Ingeniero, gritó, aumente la presión! Ned Land se dirigió a su puesto. Se avivaron los fuegos; la hélice dio cuarenta y tres revoluciones por minuto y el vapor silbó por entre las válvulas. Echóse la corredera y se comprobó que la Abraham Linco1n corría a razón de dieciocho millas cinco décimas por hora.

Quedaba el recurso de hablarle en inglés. Quizás nos haríamos entender en esa lengua que es casi de uso universal. Yo la sabía, lo mismo que el alemán, de manera suficiente como para leerla de corrido, pero no para hablarla con corrección. Y acá se trataba sobre todo de que nos comprendieran bien. -Vamos, a usted le toca, le dije al arponero. Inténtelo usted, maestro Land, luzca el mejor inglés que haya hablado jamás un anglosajón y trate de ser más afortunado que yo. Ned no se hizo de rogar y volvió a repetir mi relato en una forma que yo casi alcancé a comprender enteramente.

Al contrario, me encanta. Habla, muchacho. Y Consejo, con voz calmosa, refirió por tercera vez las diversas peripecias de nuestra historia. Sin embargo, pese a los elegantes giros y a la clara pronunciación del narrador, la lengua alemana tampoco alcanzó éxito alguno. Al fin, apurados ya todos los medios, apelé a los lejanos recuerdos de mis primeros estudios e intenté narrar nuestras aventuras en latín. Cicerón se hubiera tapado los oídos y me hubiera enviado a la cocina. Sin embargo, conseguí salir del paso, pero con igual resultado negativo.

Download PDF sample

Rated 4.61 of 5 – based on 33 votes